Home / Exhibitions / Graciela Iturbide / Didáctica de la exposición Graciela Iturbide / Actividades para centros de enseñanza

Más Información para centros escolares

PROGRAMA EDUCATIVO PARA GRACIELA ITURBIDE
 
“Retengo en imágenes los encuentros casuales externos y las finalidades internas. Busco atrapar la vida en la realidad que me rodea, recordando que mis sueños, mis símbolos y mi imaginación son parte de esa vida. Busco descubrir mi propia nostalgia, en los seres humanos”

Graciela Iturbide

Graciela Iturbide, nacida en 1942, es una de las más grandes artistas mexicanas de todos los tiempos. Practica la fotografía analógica en blanco y negro, con la que crea su propio y reconocible universo simbólico. Para ella “la cámara es un pretexto para conocer la cultura y conocer el mundo”. Desde sus primeros trabajos sobre las tribus indígenas mexicanas, ha recorrido con su cámara infinidad de ciudades y países; Cuba, Alemania oriental, India, Madagascar, Hungría, Mozambique, Estados Unidos, París, Roma, son algunos de los lugares que ha visitado con su cámara. Allí ha retratado a mujeres, naturaleza, objetos... siempre de un modo extremadamente personal, en el que además de retratar otras culturas se retrata a ella misma.
 
OBJETIVOS EDUCATIVOS:
-Conocimiento y Análisis de las posibilidades comunicativas de la Fotografía.
-Estimular la capacidad de análisis visual.
-Promover la creatividad.
-Potenciar las destrezas comunicativas interpersonales.

Las preguntas que orientarán en gran medida los objetivos didácticos de la propuesta son: ¿Qué se necesita, además de pulsar un botón para hacer una buena fotografía? ¿Cómo podemos mirar a través del objetivo con algo más que los ojos? ¿Cómo podemos aprender sobre nosotros mismos a través de las imágenes del mundo? Josef Albers (1888-1976) decía que las fotografías revelan la individualidad del fotógrafo y Robert Doisneau (1912-1994) que “siempre debemos recordar que una fotografía también muestra a quien la mira”.
 
Trataremos muy especialmente el acto de “mirar”, que implica tanto al fotógrafo como al espectador, que exige deliberación, voluntad consciente de ir más allá de la reproducción de un objeto; el ojo, como un músculo, debe entrenarse. André Kertész (1894-1985) observó que “todo el mundo puede mirar, pero no necesariamente todos ven”. “Para mí la fotografía es el arte de la observación”, dijo Elliot Erwitt (1928- ). “Consiste en buscar algo interesante en un lugar normal y corriente [...] Creo que tiene poco que ver con las cosas que ves, y todo que ver con la manera de mirarlas”.
 
PROGRAMA DIDÁCTICO:
 
La experiencia educativa empieza con una visita dinamizada a la exposición fotográfica en la que desarrollaremos el marco teórico expuesto en la Unidad Didáctica y nos sumergiremos en las poéticas y simbólicas imágenes de Graciela.
Posteriormente realizaremos nuestras propias fotografías, en las que crearemos imágenes inspiradas en la artista mexicana.
Utilizaremos tabletas digitales y software de edición fotográfica, con el que emularemos las técnicas analógicas de Graciela. Experimentaremos con las posibilidades estéticas de la edición digital (reencuadre, virado a blanco y negro, modificación de la exposición y el contraste, filtros, etc) y cómo ésta afecta al significado de la imagen.
 
PARA CENTROS DE ENSEÑANZA
 
Educación infantil:
LOS SUEÑOS DE LA MUJER LUZ
 
La Mujer Luz es el sobrenombre con el que se identificó a la fotógrafa mexicana en una de sus exposiciones. La luz es el elemento más importante de la fotografía, de hecho la define. Con Manuel Álvarez Bravo aprende Graciela la importancia de la luz y el uso del blanco y negro. Las fotografías de Graciela se definen por un uso extremo del contraste, los claroscuros y las formas a contraluz, definidas por sus perfiles, como las siluetas de las sombras chinas.
 
La presencia de los sueños también ha sido una constante en su obra desde siempre. Es con el fotógrafo Brassai con el que se da cuenta de su importancia y los sueños premoritorios estarán muy presentes en su trabajo. 
 
Con estas premisas los participantes en el taller crearán mediante fotografías las manifestaciones inconscientes de sus sueños, de las historias más profundas y espontáneas que les surgan en ese momento, con el apoyo de diversos objetos con los que podrán concretar, dar forma, a las manifestaciones de su imaginación.
 
Educación primaria:
OJOS PARA VOLAR
 
Los pájaros son uno de los motivos que Graciela ha venido fotografiando a lo largo de su carrera. Su manifestación en la obra de la fotógrafa nació fruto de un sueño, premoritorio en el que un personaje “sembraba pájaros” en la tierra. Lecturas de San Juan de la Cruz y del poeta sufí Atar, los convierten en auténticos protagonistas de su trabajo. En 2002 publica el libro de fotografías “Pájaros”, en 2006, “Ojos para Volar”, en los que los pájaros adquieren el protagonismo absoluto, como símbolos de libertad, del ansia de recorrer el mundo e interpretarlo a su manera y también como transfiguración del cuerpo físico atado a lo terrenal y mundano en un espíritu libre que vuela sólo por el mundo.
 
Sobre estas ideas trabajarán los participantes en el taller, dejando volar su imaginación hacia sus anhelos y deseos más profundos. Para dar forma a sus fotografías se servirán de todo tipo de animales, a los que dotarán de sus propios contenidos simbólicos.
 
ESO (Educación Secundaria Obligatoria):
REALIDADES SOÑADAS
 
La realidad ha sido siempre una excusa para Graciela, sobre ella, a través del visor de la cámara y la vivencia compartida, ha creado su imagen del mundo a través de ella misma. “Sueños de papel”, publicado en 1985, nos habla de su forma de entender la fotografía, más allá de la mera reproducción de lo real. En sus reflexiones en torno a los aspectos rituales, místicos o ancestrales de los grupos humanos y sus festividades en distintas partes del mundo, el carácter de ensoñación está siempre presente. Como decía William Eggleston, “incluso los lugares menos interesantes, más feos y aburridos, por un instante pueden volverse mágicos para mí”.
 
La realidad convertida en sueño será el punto de partida para las fotografías que crearán los participantes en el taller. Mezcla de realidad y de ficción, de documento y poesía, el mundo se tranformará en sus manos, a través de su mirada, en otra cosa, en algo que nos hablará de su interior.
 
Bachillerato y ciclos formativos:
RETRATOS RITUALES
 
Desde que en 1978 fotografió al pueblo Seri, pescadores nómadas que habitaban el desierto de Sonora, el interés por los grupos humanos y por las culturas ancestrales de México, y el resto del mundo, ha acompañado siempre a Graciela. Un año después visita el pueblo zapoteca de Juchitán, en Oaxaca. Allí crea una de sus fotografías más famosas, Nuestra Señora de las Iguanas, bautizada popularmente como la Medusa Juchiteca. La imagen, gracias a su fuerza expresiva, carga simbólica y representativa de la cultura mexicana, se transformó en un auténtico icono, transcendiendo su autoría y utilizándose para murales (como en Los Ángeles), camisetas, llaveros e incluso como imagen de una marca de mezcal. Por otra parte, Graciela ha venido desarrollando a lo largo de su vida numerosos autorretratos en los que acompaña su imagen con diversos elementos simbólicos, la mayoría de las veces, totalmente inconscientes; peces, pájaros, serpientes, caracoles, etc le han servido para transmitirnos su mundo interior.
 
Estas fotografías serán la principal fuente de inspiración para los participantes en el taller, que crearán imágenes de sí mismos enriquecidas con diversos símbolos de su libre elección. En sus manos estará el buscarles un significado concreto o, como la artista, elegirlos de manera inconsciente y comprobar a posteriori si aprenden algo de sí mismos que desconocían.